jueves, 5 de mayo de 2011

CANON en D de PACHELBEL

Estoy llegando de un concierto, y me siento como en las nubes. ¡Ha sido increíble! Tocaron piezas de Bach, de Vivaldi, y... ¡Hasta el canon en D de Pachelbel! Caso me morí cuando dijeron que lo interpretarían. Es mi música favorita. Con ella siento... En realidad, no sé cómo explicarlo. Es como si mi alma fuera capaz de volar en ese instante.

Sí, lo reconozco, no pude evitar que unas lágrimas salieran de mi ojos... ¡Soy de lo más sentimental! ¡No se extrañen! Pero es que no me esperaba que tocaran el canon de Pachelbel. Fue como un regalo inesperado. Ni que Ethan hubiera preparado todo para que así ocurriera...(y créanme, ¡¡¡no me extrañaría!!!).




video



Se los dejo para que lo escuchen. Esta es una de las versiones más hermosas del canon. ¡Disfrútenlo!


All the love.

INAUDITO: y ahora mis personajes ME ACONSEJAN!!!

Es que me ha pasado una de las cosas más extrañas y sorprendentes de mi vida!!!

Bien, empezaré desde el principio. Estoy acabando el primer tomo de una trilogía que estoy haciendo; una trilogía mitológica, de aventura, intriga y romance. Pues bien... Uno de los personajes secundarios, que es algo así como un sacerdote (no de la Iglesia Católica, que queda claro), estaba hablando con uno de los personajes principales. Específicamente, lo estaba aconsejando, ya que estaba siendo consumido por intensos sentimientos de culpa, luego de no haber podido salvar a su pueblo, el que fue arrasado sin contemplaciones.

Dejé el diálogo sin acabar y decidí continuarlo en un momento en que estuviera más inspirada.

Al otro, estaba pasando por uno de esos momentos en que te cuestionas todo. No entendía por qué sucedían ciertas cosas, y estaba un poco decaída. Una vez más, la vida era injusta, y despiadadamente irónica. Desalentada, abrí el notebook y releí la parte en la que había quedado el día anterior.

Había dejado la historia en un diálogo del sacerdote (Eluriand). ¡Y quedé de una pieza! Se los reproduciré para que sepan a qué me refiero:



"A veces ocurren cosas que no logramos entender, pero nada ocurre al azar", aseguró Eluriand.  "Quizás por ahora desconozcas su significado, pero llegará un día en que lo comprenderás". 




Sin palabras; sencillamente, sin palabras...